Momento de improvisar

¿Sabías que en un partido de Primera División de Argentina un chico de 15 años fue juez de línea? Ahhh, qué cosa bella la anécdota que roza el amateurismo.

El año es 1991. Huracán recibía a Chaco for Ever por la décima fecha del Torneo Clausura. Lo que tranquilamente podría haber sido una jornada normal y olvidable para el universo deportivo derivó en un hecho más que curioso para los presentes.

Guillermo Marconi, el árbitro de este partido, estaba más que intranquilo por la demora de su juez de línea, Oscar Sctecse. En tiempos en los que no podía mandarle un Whatsapp para ver en qué andaba, tuvo que improvisar. Primero, con un pedido lastimoso por medio de la voz del estadio: “Si algún árbitro de AFA está en el estadio, solicitamos su presencia urgente en vestuarios”. Para su pesar, no había.

Hubo que aplicar un Plan C. Le dieron un banderín a Leonardo,  de 14 años, y le indicaron que hiciera el favor de marcar los laterales. Así, en la famosa foto que siempre se saca pero nadie ve donde salen los capitanes y la terna arbitral, aparece un chico de jean y buzo blanco, con el cuello rojo  de una camiseta de Huracán que asoma debajo. En la imagen también aparece el ahora entrenador trotamundos Héctor Cúper, que se retiraría de la actividad profesional un par de meses después.

Leonardo hizo bien su trabajo durante la primera media hora de partido, hasta que fue reemplazado por Sctecse, cuando el juego ya iba 1-1. El juez argumentó que la planilla con el horario del partido estaba borroneada y supuso que se iba a jugar en el horario habitual, con tal mala suerte de que justamente ese fin de semana se adelantó la hora de inicio.

Ese partido lo ganó Huracán, 4 a 3.

 

Compartilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *