La agónica clasificación argentina a Sudáfrica 2010

Hoy hace 10 años se jugó un partido que generó tantos momentos que, depende como lo quieras ver, tienen tintes épicos, emocionantes, tragicómicos o penosos. O tal vez todas las anteriores… fue por las Eliminatorias al Mundial 2010, y acá te contaremos cual fue.

Las Eliminatorias para Sudáfrica 2010 otorgaron a la Conmebol 4 cupos directos y uno para repechaje. Los opcionados eran los de siempre: Brasil y Argentina, más atrás Paraguay, Ecuador y Uruguay, y se esperaba que Colombia y tal vez Chile (con Marcelo Bielsa de DT) pelearan por los otros cupos.
Argentina completó la primera vuelta de esa Eliminatoria con “Coco” Basile como DT con números bastante presentables: victorias ante Chile, Venezuela, Bolivia, Uruguay; empates ante Ecuador, Paraguay, Perú y Brasil (en Belo Horizonte) y una sola derrota (ante Colombia en Bogotá). Más que aceptable, diría uno… Pero de a poco crecía una sensación entre la prensa y afición de dudas sobre el rendimiento de la selección con el Coco. El juego espeso por ratos y resultados poco holgados, le dieron pie a esta opinión, que en parte fue fogoneada – oh, sorpresa – por periodistas.
Al equipo argentino – ergo, al Coco Basile – se le criticaba por la falta de brillo con un equipo plagado de estrellas. El partido ante la Celeste quebraba una mala racha de 5 PJ sin victorias (4 PE), y se esperaba que continuara el alza en Santiago 3 días después. Pero los de Bielsa dieron una lección de fútbol ayudada por la notoria paja de los de albiceleste: 1-0 para el local y la sensación de “ciclo cumplido”. La inicialista de Argentina: Nicolás Burdisso, Cambiasso, Carrizo, Demichelis, Heinze. Abajo: Messi, Kun Agüero, Zanetti, Diego Milito, Cristián Ledesma y Javier Mascherano. Entrarían Cata Díaz por Burdisso, Bergessio (!) por Milito, Pepe Sand (!!!) por Cambiasso.
Acá vemos el desconcierto de un gran crack mundial después de una derrota en la que su clase fue impotente. El otro de la foto es Messi.
Hasta ahí llegó el Coco. El elegido para reemplazarlo fue sorpresivamente Diego Armando Maradona, que debutó apenas mes y monedas después del partido en Santiago, en un amistoso ante Escocia en Glasgow. El debut de DAM como DT de la selección en partidos oficiales fue ante Venezuela cuatro meses después: 4-0 tranquilos en el Monumental. El siguiente era cuatro días después, de visitante, en un partido difícil pero no imposible, y del que se esperaba sacar un buen resultado…… en La Paz contra Bolivia… Ehh, creo que todos recordamos cómo quedó ese p6rt1do…
Y de ahí el caos: luego de una aislada victoria ante la tradicional apertura de patas de la Selección Colombia (1-0 con gol del Cata Díaz), vinieron un 0-2 en Quito, el famoso 1-3 en Rosario y 0-1 en Asunción que dejaron tambaleante a una selección muy desorientada en su juego. La derrota vs Brasil fue más dolorosa aún porque con ella los brasileños se clasificaron directo al Mundial.
Arg aún seguía en el cuarto puesto tras ese partido gracias a que los rivales se mataban entre sí: si Ecuador y Uruguay ganaban en esa jornada quedaba Argentina fuera hasta de repechaje. Pero tras la derrota en Asunción (que de paso, también significó la clasificación paraguaya) y la victoria de Ecuador en La Paz, la albiceleste de DAM quedó en quinto lugar. Y con un funcionamiento endeble como equipo, la cosa pintaba mal…
Así que el partido ante Perú en el Monumental era vital para intentar volver al cupo directo, o al menos no quedar fuera incluso de repechaje. A falta de 6 puntos la tabla estaba así. Chile, Ecuador, Argentina, Uruguay, Venezuela y Colombia peleaban por dos cupos directos y uno de repechaje. La fecha ese 10 de octubre 2009 fue:
– Argentina-Perú
Venezuela – Paraguay
– Colombia – Chile
– Ecuador – Uruguay
La situación estaba de tal modo que si Argentina empataba y Uruguay, Venezuela y Colombia ganaban, la selección de DAM podía quedar en 7mo u 8vo puesto… tremendo.
Argentina comenzó jugando con Sergio Romero, Jonás Gutiérrez, Rolando Schiavi, Gabriel Heinze, Emiliano Insúa, Enzo Pérez, Javier Mascherano, Ángel Di María, Pablo Aimar, Lionel Messi y Gonzalo Higuaín.
El primer tiempo fue trabado y cargado de nervios, un 96.87% del lado del local que sentía el cagazo de quedar fuera con una nómina de lujo. El PT terminó en blanco, y en el banco argentino miraba atento cierto goleador, esperando su turno para entrar si le tocaba. Y así fue: sale Enzo Pérez e ingresa Martín Palermo desde el arranque del ST. Pero parecía que no iba a hacer falta porque a los 2 minutos el “Pipita” Higuaín (que había fallado dos claras en el PT) metió el 1-0 parcial.
Pero con el gol Arg – con la endeblez táctica que caracterizaba ese equipo de DAM – regaló la cancha tras el gol y dejó venir a una muy limitada Perú, sostenida por los restos de dos dinosaurios como Ñol Solano y Palacios, y la clase del crack “Loco” Vargas, ese en plena vigencia. Para completar se dejó venir tremendo aguacero que deformó el partido y aumentó el cagazo de los locales.
Pero moría el encuentro y Arg se iba con los tres puntos…Hasta que en el min 89, empató Frank Rengifo con una jugada rarísima, en la que entre el agua y el desorden de la defensa ayudaron al empate. Mazazo y se venía la noche para Argentina y para Maradona. Pero en la última jugada del partido, con la albiceleste parcialmente eliminada del Mundial -Uruguay ganaba en Quito y lo bajaba del quinto lugar-, en medio de la decepción y pasmo locales y cuando todo parecía cantado… pasó esto.
El discutido, ninguneado por muchos, tosco pero tremendamente efectivo Martín Palermo metió el gol que los mantuvo con vida en la clasificación. No solo eso, sino que la victoria uruguaya sobre Ecuador implicó que los de amarillo bajasen al sexto lugar, y Argentina quedara 4to. Y ese momento nos dejó varias imágenes memorables, pero sobre todo estas dos: una del goleador exultante bajo la lluvia porteña:
Y otra del legendario Diego Maradona celebrando el gol con pueril euforia:
Tres días después ratificaron la clasificación con el gol de Mauro Bolatti en Montevideo, y ya sabemos cómo terminó la historia.

Compartilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *