¿Un partido arreglado en la Copa Libertadores? ¿Sabes lo loco que se oye eso?

En la extensa historia de este deporte aparecen varios partidos que fueron sospechados de arreglo o –como mínimo- de un pacto de no agresión, cual Alemania – Austria de 1982. En la Copa Libertadores también tenemos de estas cosas.

En la edición de 1989, el Grupo 1 estaba formado por Cobreloa (finalista en el ’82 y el ’87), Colo Colo (con la base que sería campeona dos años después), Olimpia (que llegaría a la final) y Sol de América.

Un grupo parejo, donde hubo un solo triunfo como visitante. A la última fecha llegaron así: Cobreloa ya clasificado con 7 puntos, Olimpia 5 (0 de diferencia de gol), Colo Colo (-1) y Sol de América 4 puntos (-2). Vale destacar que pasaban a octavos los tres mejores de la zona.La última fecha enfrentó a los equipos del mismo país. En Chile, el albo ganaba 2-1 y se aseguraba el pasaje a octavos, pero un gol agónico de su rival dejó la posibilidad para que los paraguayos se clasificaran.

Claro que no era fácil, por la diferencia de gol solamente entraban con un 5-4 (6-5, 7-6 o lo que fuera). Y pasa que en ese 29 de marzo JUSTO, PERO JUSTO EH, hubo un apagón en el estadio de Cerro Porteño a los 20’, con el marcador 1-0 para el local Sol de América.

El árbitro Estanislao Barrientos esperó un ratito y suspendió todo para el otro día. Los jugadores recuerdan una tormenta al momento del partido, mientras que las crónicas hablan de una llovizna leve. Ah, y al ratito de suspenderse se volvió la luz. Sospechoso como mínimo. A la tarde del día siguiente, los equipos no ayudaron a aliviar las sospechas. En los primeros 10 minutos de juego hubo 5 goles, con dos penales para Sol de América con cinco minutos de diferencia. En casi un cuarto de hora el partido ya estaba 3-3.En la segunda mitad Carlos Torres marcó para Olimpia, mientras que Víctor Genes y Hugo Brizuela lo hicieron en el arco de enfrente, cerrando el 5-4 definitivo que, oh casualidad, los clasificaba a octavos de final. ¿El resto del partido? Casi un entrenamiento.

¿Vieron lo que son las vueltas de la vida? La tabla quedó con Cobreloa en primer lugar con ocho puntos, Sol de América segundo con 6, Olimpia con 5 (-1 de diferencia de gol, pero con 8 goles a favor) y Colo Colo en último lugar (5 puntos, -1 DG y 7 GF). Negocio redondo.Los chilenos pidieron anular ese resultado y hasta la prensa paraguaya lo llamó “El Partido de la vergüenza”. La Conmebol archivó todo un mes después y siguió la Copa normalmente.Olimpia y Sol de América se volvieron a ver en cuartos de final, donde los primeros pasaron de ronda con un global de 6-4.

Como cierre, que explique todo el DT de Sol de América, Sergio Markarian: “Hay hechos de mi carrera que me enorgullecen y otros que no. Y aquel claramente es un hecho del que no me enorgullezco y del que me quiero librar”.

Compartilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *