Cosa de apodos

Si algo destaca al ambiente del fútbol es la creatividad para remarcar o denostar a algún equipo o jugador en particular. Por eso vamos con algunos apodos del fútbol rioplatense de antaño, en los que tenemos de todo un poco

Ángel LA MARAVILLA ELÁSTICA Bossio

Fue subcampeón olímpico (1928) y mundial (1930) con la selección argentina. Surgido de Talleres de Remedios de Escalada llegó a River con ese mote -puesto por el diario Crítica- por su capacidad para atajar remates esquinados.

 

Fernando EL MARQUÉS Paternoster

El apelativo le llegó por recurrir a la habilidad y la astucia en lugar del juego brusco al momento de marcar a los rivales.

 

Enrique EL POETA DE LA ZURDA García

Al hábil jugador de Racing le llovían los apodos elogiosos. Decían que en la Selección, jugando con el Charro Moreno, se pasaban la pelota y conversaban: “Tómela usted”, decía uno. “Ahí se la devuelvo”, respondía el otro. Pero también le llegó otro apodo al Chueco: desde su debut en la Academia en mayo de 1936 jugó 228 partidos consecutivos, por lo que recibió ser llamado EL SARMIENTO DEL FÚTBOL

Enrique EL CORSARIO NEGRO Guaita

Oriundo de la provincia de Entre Ríos, fue conocido como El Indio en sus inicios. Pero esto cambió cuando llegó al fútbol italiano.

Obdulio EL ROTO Diano

Volvemos al arco con el pobre Obdulio, a quien apodaron de esta manera en Chile, casi cariñosamente, por no tener mucha apariencia de arquero.

Pablo EL PALOMO Bartolucci

Es como el caso del huevo y la gallina. Su apodo derivó de la vez en que para marcar un gol se tiró “como de palomita”. Después de ser conocida como “tirarse a la Bartolucci”, la jugada le puso el nombre al jugador.

Antonio CARBURÍN Cerroti

Jugó 90 partidos en Boca en la década del ’20. Recibió el apodo por ser vendedor ambulante de carbón. Dicen que hacía un break (?) en el reparto y se iba a jugar todo manchado de negro.

 

Manuel EL PILOTO OLÍMPICO Ferreira

Fue el capitán argentino en la final olímpica del ’28. El apodo le quedó porque el partido “fue un bombardeo”. Por suerte en el tiempo perduró más el mote “Nolo”.

 

Evaristo EL OMNIBUS Barrera

Comparado con Bernabé Ferreyra, le decían así por su potencia, por “llevarse a todos por delante”.

Pedro EL REY DE LA GAMBETA Ochoa

“Burlar a la defensa con pases y gambetas / y ser como Ochoíta el crack de la afición” decía un tal Carlos Gardel, inmortalizando a otro ex Racing de esta lista.

Carlos EL HOMBRE DE GOMA / EL AGILÍSIMO Isola

Destacado arquero de River y de la selección en la década del ’20. Se lo conoció así porque volaba de palo a palo sin rodilleras ni ningún tipo de protección. Y como vemos, la foto, que claramente no es de su época de esplendor, coincide plenamente con su descripción (?)

Juan LA CORTINA METÁLICA Botasso

Surgió cuando El Gráfico puso en tapa “… En el match Argentinos de Quilmes versus Racing su actuación fue tan sobresaliente, que parecía una cortina metálica”. Y tenía un tango que decía:

“¡Arquero lindo!, ni el viento pasa;
toda la hinchada tiene en su puño.
Vengan ‘balazos’ que es de buen cuño,
Sólo los brujos lo vencerán (…)
La tribuna entera te saluda… ‘Botasito’,
Porque sos el mago de la hinchada”

Bonus track:

Y cerramos este primer repaso con el misterioso caso de Juan Antonio Rivarola. Tuvo algunos pasos por Rosario Central, Colón, Huracán y América de Brasil.

De un modo extremadamente críptico era conocido como EL CAPITÁN OREJAS, pero desconocemos el motivo 🤷🏻‍♂️

Compartilo

Un comentario sobre “Cosa de apodos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *